< >

MEDIOS DE CONSPIRACION SOCIAL (3ª EDIC.2006)

$17.670 $15.020

Es arriesgado mencionar en nuestros días, sin añadir ribetes escépticos, la necesidad de una genuina conspiración social. Esta palabra se ha convertido hoy en arma arrojadiza, utilizada en pretenciosas escaramuzas políticas de bajos vu…

Titulo

Autor

Editorial

ISBN

EAN

Hay existencias

EAN: 9788431324254

Categorías:Ciencias Humanas / COMUNICACION / Etiquetas:Medios de comunicación social /

Descripción

Es arriesgado mencionar en nuestros días, sin añadir ribetes escépticos, la necesidad de una genuina conspiración social. Esta palabra se ha convertido hoy en arma arrojadiza, utilizada en pretenciosas escaramuzas políticas de bajos vuelos. También se ha convertido en lugar común popular, en el que coinciden libros, películas y webs de Internet, igualmente pretenciosos, incluso en las cómplices ironías de algunos que dicen explicar hechos misteriosos, buscar lógicas esotéricas para las fantasías de expedientes x, o simplemente acoger la curiosidad de algunas paranoias más o menos benignas asociadas al fin de siglo. Quizá solo sea que el cómodo pragmatismo de nuestros días prefiere razonar a bulto, sin excesivo respeto por los detalles, en los que todo se juega, confundiendo una ‘conspiración’ con una ‘conjura’. De todos modos, no parece que la confusión responda a ninguna “Conjura de los necios” (Confederacy of Dunces), al estilo de la inteligente obra póstuma que valió el Pulitzer a John Kennedy Toole, gracias a la tozudez de su madre y al apoyo de Walker Percy. De todos modos, hay razones que aconsejan recuperar en nuestros días (no exentos, por cierto, de necias y egoístas conjuras jacobinas), el sentido radicalmente solidario que tuvo la conspiración, al menos en su origen romano: el de buscar el bien común entre muchos, cuantos más, mejor.Y, desde luego, sin necias pretensiones totalitarias. La conspiración es planteada en estas páginas como alternativa a algunas (y quiero pensar que bienintencionadas) conjuras de unos pocos, no necesariamente necios, sino más o menos inteligentes y poderosos, durante más o menos tiempo, y siempre -eso sí- en predominante beneficio propio. Hay también un nimio motivo personal en pro de la conspiración social como atributo idóneo para la comunicación pública, nacido en un momento y lugar concretos.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “MEDIOS DE CONSPIRACION SOCIAL (3ª EDIC.2006)”